viernes, 11 de abril de 2014

Quilmes 2015. La Necesidad de un Círculo Virtuoso



El secretario general en la Red Internacional de Marketing y Desarrollo Urbano y Director en Ágora, Foro para el pensamiento Estratégico Territorial, Gabriel Fernández Gasalla, quien además ejerce docencia en la Universidad de Quilmes, opinó que "En el 2015 deberá llegar al gobierno de la ciudad un hombre que deberá ser lo suficientemente lúcido para comprender que su mando es de transición hacia lo que vendrá en el 2019. Es imposible para una gestión que se inicie en el 2015 abarcar todas las dimensiones críticas de un Proyecto de Ciudad. Pero sí podrá dar los pasos necesarios en las reformas ineludibles para hacer más solido a largo plazo ese Proyecto de Ciudad. Consultado sobre el qué hacer al respecto Gasalla continuò: "Deben generarse los componentes de un círculo virtuoso en al menos tres objetivos generales: 1) Liderar una Reforma del Estado Municipal integral, consensuada, programática, que entre otras cuestiones, sincere el sobredimensionamiento del aparato administrativo 2) Implementar un Plan de Regeneración de Infraestructuras, destinado a mejorar las infraestructuras de transporte, energía, edilicias y de comunicación 3) Promover una Cultura Ciudadana, que haga de cada ciudadano quilmeño un defensor convencido de la trascendencia de un compartimiento basado en normas, leyes y educación como factores culturales para el desarrollo económico, la integración social y el compromiso político.

Desde la óptica de la Gestión.

Sobre el tema, el coordinador general de Educacion No Formal del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Alejandro Vázquez acotó: "Una vez conversando me salió decir que un verdadero político no es aquél que dice lo que el pueblo quiere escuchar, sino aquél que logra que el pueblo escuche lo que él tiene para decir. Menciono eso porque comparto el post. La cuestión es lograr instalar (o en todo caso, "re instalar") la idea de que es necesario planificar las ciudades, recuperar los espacios vacíos, generar políticas estructurales con plazos constantes y secuenciales, etc. Entender, por ejemplo, que hay una relación causal entre mal transporte, crecimiento negativo de recursos humanos capacitados, por ende pérdida de inversión local, aumento de la inseguridad, etc. O para decirlo en otras palabras: si un pibe trabaja y estudia en capital, y volver en el 159 se le vuelve todos los días una odisea y volver en el tren no es una opción, porque te matan, ese pibe se va a termina recibiendo y alquilando un departamento en la capital. Va a dejar su ciudad, no va a invertir en ella, no va a generar puestos de trabajo.
Teniendo en cuenta que esa planificación no debe ahogar nunca la iniciativa privada, sino por el contrario, darle el espacio y el lugar que le corresponde. Lo mismo que darle al Estado, también, el lugar que le corresponde en los temas que le son inherentes y en dónde su acción es irremplazable. No digo nada sobresaliente. Creo que sería hasta de sentido común. Pero como dijo Borges: "En algunos lugares el sentido común, es más común que en otros".

De cara al 2015

Que la respuesta a la inseguridad la teníamos los urbanistas, no es novedad. Sí lo es que tomemos dimensión del desguace de políticas urbanísticas que han hecho algunas gestiones. Como ejemplo, decir que en Provincia acaban de cerrar la secretaría de Espacio Publico, distribuyendo el personal en los ministerios de Gobierno y Desarrollo Social. No es redundante decir que es necesario apostar a un cambio de paradigmas, si queremos cambiar parte de esta historia.